El porvenir del Mercado de Materiales de Construcción

dalbado,ventas,marketing,para,la,pyme

Dicen que las situaciones de crisis pueden presentar oportunidades. Lo cierto es que en nuestro caso la virulencia está siendo devastadora, puesto que la bajada de ventas, la morosidad y la competencia brutal, que han hecho bajar aun más los precios (y los márgenes), hacen difícil ver oportunidades. Eso sí, como mínimo, esta situación nos da la oportunidad de reflexionar y de que, en momentos de íntima sinceridad, nos preguntemos; ¿qué ha sido lo que he hecho mal?

Dalbado,ventas,marketing,para,la,pyme

 

En este aspecto, antes de nada debo decir que no creo que hayamos hecho mal las cosas, sino que considero que las cosas se pueden hacer bien de muchas maneras, ya que no hay un camino único, sino variables que conducen al éxito o al fracaso. Y es que en muchas ocasiones la distancia entre ellas es mínima, pero los resultados pueden ser, sin lugar a dudas, muy diferente.

 

 

Unidad y estrategia

 

De hecho, creo que una parte del problema que nos acucia se debe más a lo que no hemos hecho que a lo que sí hemos llevado a cabo. Me explico: está claro que no podemos modificar el entorno, las circunstancias de esta crisis se deben en gran medida, a decisiones políticas y económicas poco acertadas. Se trata pues de condiciones “Macro-económicas” que han bajado los peldaños de lo cotidiano y nos han afectado al bolsillo directamente. Sin embargo, comprobamos cómo en países vecinos afrontan estas vicisitudes de forma global, no independiente.

 

Así las cosas, para afrontar esta situación sólo queda la unidad y la estrategia compartida, pues la atomización de nuestro mercado es nuestro mayor enemigo, las decisiones independientes son caldo de cultivo para aumentar lo que nos ha venido dado. Hace poco leí en un artículo que decía que los errores que se repiten, no se reconocen fácilmente y causan graves problemas a la pyme son:

  1. Ausencia de pasión
  2. No se le da al marketing la importancia que tiene
  3. Ausencia de posicionamiento empresarial
  4. Miedo al cambio
  5. Una escasa mentalidad emprendedora
  6. Decidir a ciegas
  7. Resistencia a la formación

 

Mi lectura al respecto es que, posiblemente y en muchos casos, se gestiones la PYME desde la intuición, cosa poco recomendable, pues comporta un riesgo muy elevado y un pobre porcentaje de éxito. Una buena manera de provocar cambios podría ser la de compartir experiencias, ver a la competencia como compañeros de viaje y a los proveedores como cooperantes en nuestra estrategia de desarrollo, asistir a charlas y eventos sectoriales, “estar en el sector”.

 

Esta sería, a mi manera de ver las cosas, una buena forma de empezar un nuevo camino con una visión de “mercado” muy diferente a la que, posiblemente, tengamos justo en estos momentos.

 


 

Quizás te interese saber un poco más sobre quien ha escrito este artículo, soy  Diego Albadalejo (Fundador de Dalbado) y me gustaría transmitirte que compartir este contenido si te ha resultado interesante dice mucho de tu generosidad por repartir la experiencia y conocimientos que he adquirido como profesional de la venta todos estos años, gracias.

 

Puedes contactar conmigo mediante el formulario de contacto o telefónicamente 687 91 53 55 de 9:00 h a 19:00 h de lunes a viernes.

Me interesa tu opinión y si tienes algo que comentar puedes hacerlo a continuación...

Escribir comentario

Comentarios: 0