La primera impresión es marketing

La primera impresión es marketing de andar por casa y lo sabes

 

El refrán dice aquello de: “Nunca tendrás una segunda oportunidad para una primera impresión”… y es verdad… aunque no nos obsesionemos, ¿a quién no le ha traicionado la primera impresión de alguien alguna vez?, sin embargo, se sabe que es importante y es un momento en que se generan creencias que cuesta cambiar, por esta razón, es sustancial preocuparse de ello, sobre todo cuando se trata de causar buena impresión a un cliente potencial.

 

 

 

 

Todos/as sabemos que la primera impresión (ni que fuéramos impresoras…) es importante, y muchos/as trabajamos un “discurso” que rompa el hielo… la verdad es que es mucho más importante nuestra comunicación no verbal (en especial nuestra cara) y nuestra imagen en general la que causará esta primera emoción.

 

Tener conciencia de la importancia de este momento ya es un gran avance porque nos preocuparemos dar un buen “retrato” y atenderemos a dar una buena opinión de nosotros/as mismos/as.

No voy a hablar de las primeras impresiones equivocadas, ya sabemos que muchas veces se nos ve como no somos, o vemos a alguien y no “lo pillamos”… teniendo en cuenta esta premisa hablaré de la importancia, desde el punto de vista comercial, de dar una buena primera impresión.

 

Hay tres reglas iniciales que son fundamentales:

No dejes escapar la mejor oportunidad de cerrar una venta

 

  1. Mira a los ojos (no te pases, tampoco intimides…).
  2. Sonríe, contagiarás el buen rollo y verás como tu interlocutor/a hace lo mismo.
  3. Al estrechar la mano, di tu nombre y saluda cordialmente.

Todo ellos pasa en 10 segundos… y ya nos están juzgando! y nosotros estamos haciendo lo mismo. Hemos creado el punto de partida para lo que ha de venir.

 

 


 

Una interpretación de ti que sea errada, puede costarte caro, tener conciencia de este hecho, puede ser muy productivo.

 

El truco está en saber adaptarse al otro/a, siendo uno mismo por supuesto, pero atendiendo a su “mapa mental” de la situación y “hablando en su idioma”. No es fácil y requiere práctica. Ese es un factor de inteligencia emocional que algunos/as tienen “de serie”, para los que no lo tenemos, podemos entrenar, y funciona.

 

Oí una vez una frase que se me quedó grabada y que digo muchas veces “si le gustas a las demás te escucharán, si además confían en ti, querrán hacer negocios contigo.

 

Y ahora…el listado de cosas que te ayudarán en esto:

 

Trabaja el espejo, observa cómo es tu cara cuando sonríes o cuando estás triste o enfadado. Muestra tu mejor cara en toda primera impresión.

 

No pierdas contacto visual y muestra una voz potente (que evoque energía, aunque tampoco chilles!)… te parecerá una tontería, pero a partir de este momento, tienes la oportunidad de observar cuántos/as te saludan apartando la mirada y con voz baja.

 

Puede que tengas un mal día, eso nos pasa a todos, pero tu interlocutor no lo sabe, ni le importa, muestra una actitud positiva, no traslades tus problemas a los demás.

 

Sabes bien lo que no hay que hacer en una primera impresión

 

Saluda (estrecha la mano) firmemente, pero atendiendo a la energía del otro/a, regula tu fuerza a la suya, es muy rápido, pero con práctica se consigue y hace que la persona que tienes en frente te vea similar y genera confianza.

Demuestra confianza en ti mismo, camina tranquilo pero con energía, nunca te muestres ansioso/a o dubitativo/a.

Si te has de sentar, adopta una postura de ángulo recto, no te acomodes demasiado, no cruces las piernas y/o los brazos. Estás en una negociación, no en el cine.

 

Escucha más que habla, pregunta más que sentencia, conoce al que tienes delante. Mueve la cabeza con asentimiento de lo que te dicen, demostrarás que “estás de acuerdo” y estarás en su frecuencia.

 

Tus pies apuntando a tu interlocutor, si tus pies apuntan a la puerta estarás diciendo “quiero marcharme”.

Aprende a manejar la comunicación no verbal y verás cómo las negociaciones serán más productivas y la confianza en tu persona aumentará. 

 

Te reciben como te presentes y te despiden según como te comportes - Refrán de la abuela

 

 

Quizás te interese saber un poco más sobre quien ha escrito este artículo, soy  Diego Albadalejo (Fundador de Dalbado) y me gustaría transmitirte que compartir este contenido si te ha resultado interesante dice mucho de tu generosidad por repartir la experiencia y conocimientos que he adquirido como profesional de la venta todos estos años, gracias.

 

Puedes contactar conmigo mediante el formulario de contacto o telefónicamente 687 91 53 55 de 9:00 h a 19:00 h de lunes a viernes.

Me interesa tu opinión y si tienes algo que comentar puedes hacerlo a continuación...

Escribir comentario

Comentarios: 0