Escribir un libro

DALBADO - Consulting para la pyme | Percepción

¿A quién no le ha pasado por la cabeza eso de escribir un libro?

 

Hace más o menos un año ese pensamiento se entrometía en mi mente… a media mañana, o a media tarde… cuando estaba trabajando, o viendo una película…

 

 

Una intromisión incómoda, porque me parecía un pensamiento seductor y, en ocasiones, me despistaba de mis obligaciones… a veces, la intromisión era de unos cuantos momentos (momento… sistema métrico que utilizaban los romanos para medir el tiempo, un “momento” era más o menos 90 segundos)…

Ahhh… poder publicar un libro con mi nombre y mi foto… qué gran cantidad de satisfacción del ego cumplida…

Siempre he tenido una idea romántica sobre los libros… un libro te hace inmortal, puede ayudar o entretener a alguien 1.000 años después de que hayas dejado este mundo… pero tu pensamiento queda ahí… registrado para otros/as… la lectura puede sucederse en cualquier lugar del planeta, por cualquiera que entienda el idioma en que se ha escrito,

La cosa está en que, haga lo que haga uno, si quiere ser reconocido,… es necesario aportar Valor… eso ya complica las cosas, no se trata solo de escribir algo, se trata de que lo que hayas escrito, sea de aplicación, sirva de algo, que entretenga, que llene un espacio de tiempo de otro/a por su voluntad,… que ocupe su interés.

Ufff. esto se complica…

Llegado a este punto mi “Gollum” malo empezó a atacar mi cerebro… no salgas de tu zona de confort, ¿para qué vas perder el tiempo con esas tonterías?, además… ¿quién eres tú para escribir un libro?…¿quién te has creído que eres…? ¿Ken Follet?... jajaja…

Mi “Gollum” bueno respondía a todo… menos a la última cuestión… ahí estaba mi punto débil.

Un buen día de verano, conduciendo por la autopista, mi Gollum bueno contestó al malo… mira… es cierto que no soy Ken Follet, pero tampoco soy Fernando Alonso… y conduzco mi coche todos los días… ni soy Ferran Adrià y me sale una buena tortilla de patatas… y hasta una tarta de queso muy decente… mi Gollum malo calló. Fue en ese instante, cruzando el aire a 120 Km/h. dirección Norte cuando nació Ajeriencia.

 

DALBADO - Consulting para la pyme | Percepción

 

¿De qué escribo?... eso ya lo tenía pensado…

Mis comienzos no fueron sencillos, me hubiera ido muy bien un mentor, alguien a quien escuchar… seguro que hubiera tropezado menos… los tropiezos son inevitables y, en mi opinión, buenos para la salud mental si se saben aprovechar… convertirlos en experiencia… pero tampoco hay que abusar, la experiencia ajena puede ser muy beneficiosa, aprovechar los batacazos de otro/a pueden ahorrar disgustos innecesarios y empujar en la dirección correcta en menos tiempo… ahorrar tiempo, dinero, disgustos…

Ajeriencia… la capacidad de asimilar la experiencia ajena… esa fue mi apuesta.

El problema es que con la Ajeriencia, al igual que con la experiencia… se aprende más de los fracasos que de los éxitos… situación incómoda esa de compartir los fracasos…

Esta apuesta conllevaba  un ejercicio interior potente… salir de la zona de confort, explicar de manera pública los tropiezos, fallos, decisiones incorrectas que llevaron a algunos fracasos…

Y ¿quién sería el “lector objetivo”?, ¿a quién podría ayudar con esta lectura?... supuse que, sobre todo, a los más jóvenes, a aquellos que se incorporan al mundo laboral… pensando que conocimiento y sabiduría son la misma cosa… creyendo que con un  título universitario ya está todo hecho…

Mi pensamiento se convirtió en realidad, Ajeriencia vio la luz, vio una presentación emotiva, con abrazos y muchas ventas.

No se puede explicar con palabras que alguien te diga que has cambiado su vida, que su visión de las cosas es diferente después de la lectura del libro, que lo recomendará y que “obligará” a sus hijos que lo lean.

No se puede explicar con palabras que alguien te diga que ha llorado leyendo tu libro.

Si además de eso, dedicas los “posibles” beneficios a obra social, entonces queda doble satisfacción. Se olvida el ego, la foto y el nombre en el libro, solo queda la conciencia de haber hecho algo bueno.

Como siempre, todo proyecto requiere de equipo… he de agradecer la ayuda inestimable de Toni Blanco (Portada del libro); Miguel Ángel Aceitón, prologuista (https://twitter.com/aceitonma); Xavier Parra, por la conducción de la presentación del libro (https://twitter.com/XP_tweets), Carmen Escalante – abogada -, por la revisión jurídica del libro; Manuel Rodríguez que hizo la web Ajeriencia (https://ajeriencia.jimdo.com/) https://www.webs24horas.com/; mi hijo Jaime (http://bit.ly/2FPCGC2) por las viñetas originales del libro y la música en directo que aportó con su compañera el día de la presentación; Mercadillo Solidario, iniciativa en la que se dirigen los beneficios por el bien común (https://www.mercadillosolidario.com/); Fussión Editorial por su apoyo a la iniciativa y su preocupación por el éxito del proyecto (http://fussioneditorial.com); y a la librería Documenta,  (https://www.documenta-bcn.com) por su participación al ceder su librería para la presentación.

Después de repasar los que me han ayudado, veo que el menos importante soy yo… todos/as ellos/as han puesto ilusión y tiempo en un proyecto ajeno y sin ánimo de lucro. Lo que me hace pensar que todavía hay mucha gente buena alrededor nuestro.

Espero que la lectura de este post te motive a escribir… comparte, no tengas miedo, si lo que has de compartir son fracasos que puedan aportar Valor… el mundo será un poquito mejor. Ajeriencia necesita más volúmenes, hay mucho que contar… y mucho que aprender…

 

“No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo"

 

 Óscar Wilde



Quizás te interese saber un poco más sobre quien ha escrito este artículo, soy  Diego Albadalejo (Fundador de Dalbado) y me gustaría transmitirte que compartir este contenido si te ha resultado interesante dice mucho de tu generosidad por repartir la experiencia y conocimientos que he adquirido como profesional de la venta todos estos años, gracias.

 

Puedes contactar conmigo mediante el formulario de contacto o telefónicamente 687 91 53 55 de 9:00 h a 19:00 h de lunes a viernes.

Me interesa tu opinión y si tienes algo que comentar puedes hacerlo a continuación...

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Toni Valls Mas (martes, 20 marzo 2018 12:51)

    Diego, gracias por compartir ajeriencia, tanto el libro como tu pasión.
    No es habitual ni fácil que una persona, y aun más que un consultor profesional, deje a un lado su zona de confort y abra sus vivencias íntimas para compartirlas. Todo ello, sin afán de protagonismo, sino todo lo contrario, explicando experiencias con resultados no satisfactorios, con el objetivo de ayudar a que otras personas no tropiecen. Evidentemente, para una persona como Diego, los resultados no satisfactorios (de forma expresa no digo "fracaso") los convierte en oportunidades de crecimiento personal y profesional.
    Como dice el refrán: "No es más fuerte quien no cae sino quien se levanta después de una caída".
    Diego se muestra tal y como es; sin filtros. Para ello es necesario tener autoestima, integridad, seguridad y coherencia con uno mismo.